Sobrevalorar el sexo

APOLLONIA-SAINTCLAIR13

Imagen de Apollonia Saintclair

El sexo no te asegura nada. Ni tan sólo el placer que recibes durante unos minutos es capaz de terminar con todas las guerras de este planeta. Combatir el mal del hombre a lengüetazos es como erradicar el hambre del mundo con una bolsa de frutos secos. Algunos dicen que follar sube la moral, que el sexo es la liberación del hombre, uno de los pocos regalos físicos que se puede otorgar a sí mismo. El mutuo acuerdo entre dos amantes es un contrato de duración determinada que corre paralelamente con lo que algunos llaman amor. Ni todos los temas de Timi Yuro podrán besar mejor que una amante de labios como caricias de terciopelo azul. Pero la cadencia de sus melodías ayuda a leer la letra pequeña de las relaciones. Firma con la punta de la lengua si quieres reafirmarte como dueño de tus propios romances de alcoba; séllalo con un beso entre bambalinas.

Los besos perdidos flotan en el aire como el vuelo de un pájaro muerto. Ningún ser alado es capaz de realizar las mismas acrobacias que un ósculo perdido en un pozo lleno de tributos a las relaciones eternas. Tan sólo necesitas juntar tus labios con un ser que altere el ritmo de tus latidos. Ese es el secreto. Lo demás se queda en el incremento del rendimiento de tus glándulas salivares. El sexo no siempre llama a las puestas de romanticismo. Ni una canción de Frank Sinatra nos devolverá todos los besos perdidos que trazan piruetas en un cielo limpio de actos misericordiosos.

Follar está sobrevalorado. Lo importante es bombear sangre como los pistones de una locomotora mientras tu rostro se sonroja y me tocas el cuerpo y me arrancas la piel mientras te penetro el alma. Follar es cosa de animales. Lo necesario se convierte en una atracción de feria donde no siempre te dejan subir a todas las atracciones. La maldición del humano a veces se convierte en una bendición. Follar o no follar. Dormir un día en las puertas del purgatorio o acurrucar la cabeza en una nube mientras un ángel llamado Kate Upton te besa en la mejilla.

Contrata a un violinista para que pueda seguir mirándote a los ojos puesto que el exceso de pornografía deja un rastro de migajas en una vida agasajada por el vicio insano y los deseos enjaulados en la cabeza de un aspirante a poeta. La masturbación es como cargar un revolver sin nadie a quien disparar. La falta de víctimas hace descender en picado la venta de maquinillas para rasurar vulvas. Tus lamentos son las lágrimas de un niño que volverá a sonreír cuando el conejo de la tele muerda de nuevo la zanahoria. Le pides a Dios que ELLA sea pelirroja.

En su habitación lee a Cortázar y colecciona fantasmas. Una figura alta como un templo sefardí se levanta en pos de la máxima autoridad espectral; se llama Ramiro y aspira a ángel de la guarda. En la vigilia de sus sueños aleja al mal vestido de sombra. Quizá un día se rasure la entrepierna para ti después de leer la última página de Rayuela. Quizás lo haga en sueños, ¿te haces a la idea?

No te importan las vaginas rasuradas cuando el bombeo de la sangre se convierte en valor para luchar por alguien. Disparas al aire para ahuyentar al dolor. Eres el forajido de tu propia existencia. Cabalgas la última ola del sexo efímero. Buscas sin encontrar. Libras tu última batalla.

Anuncios

3 responses to “Sobrevalorar el sexo

  • maydemolina

    Un buen texto Ricard, tan solo una sugerencia desde el lado femenino… Hablar de sexo también debiera ser honrar su anatomía. Las vaginas carecen de vello porque una vagina es una cavidad virtual cuyas paredes tienen la capacidad de ensancharse. Son el pubis y la vulva los que tienen vello. A veces por mucho que nos pese o nos parezca demasiado vulgar, la palabra “coño” lo engloba todo 😉
    Un abrazo

  • YJRivas

    Entretenido y¿sabes que? Cada perdona determina que tan importante es el sexo en su vida. El problema es anteponer el sexo al amor. El sexo por si solo satisface el cuerpo por unos minutos y quizá hasta por medio día pero el verdadero romance convierte cualquier habitación en un rincón de cielo.

  • Ricard Millàs

    ¡Gracias por vuestros comentarios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: