Archivo de la etiqueta: ensayo

La ecuación que nos mantiene con vida

9

La ecuación que nos mantiene con vida requiere de la línea curvada para equilibrar el proceso que muchos llaman vida. La recta que pierda horizontalidad en realidad es una boca curvada, mostrando el collar de perlas que brillan cuando la higiene es activa y los acontecimientos tienen como resultado una actitud que mira al cielo aunque haga demasiado sol; demasiado fuego para tanta vida en estado de ebullición. La ecuación que nos mantiene alerta es la misma que hace variar sus números cuando los valores negativos avanzan hacia la anulación del estado vital, tanto si la gráfica de los sentimientos fluctúa hacia arriba en una variante de optimismo o en su caso contrario, abre las puertas de la enfermedad de la tristeza.

El poema ha resultado ser un análisis matemático que trata de establecerse como parásito dentro de la química de las emociones. La razón humana medida en parámetros y espirales de Fibonacci es incapaz de asignarse un valor específico puesto que sus motivos son la razón y los sentimientos. Establecer un valor exacto para las emociones es como buscar el espacio que comprende la música dentro de una estancia vacía.

Las matemáticas son incapaces de valorar las emociones, pero sí que pueden demostrar mediante el avance del tiempo como han podido establecerse como la perfección dentro de la naturaleza mediante el crecer de un árbol o la estructura de las ramas que entrecruzan las hojas que nacen de estas. ¿Podrían ser las medidas y la forma de una rama la manifestación de la felicidad de un árbol? ¿El avance natural y sano del proceso de vida de un vegetal?

Mediante el lento crecer de la vegetación, las líneas rectas que conforman su estructura siempre apuntan hacia quien les otorga vida señalando su posición. La misma planta señala el camino de aquel que le alimenta, así como, y mediante el camino opuesto, de quien le da de beber y le facilita minerales.

La ecuación que nos mantiene con vida también nos otorga medidas especiales que conforman nuestro origen; la altura es un claro ejemplo de que algunos seres pueden estar más cerca del astro que les da calor, pero no por ello poseen características especiales. Con el paso del tiempo el ser humano tiende a ser más alto ya que la ecuación que lo define cada vez posee valores más determinantes, medidos por factores como el alimento ingerido y la actitud física. La ecuación que nos mantiene con vida parte también del comportamiento de nuestro cuerpo ante una situación que obligue a estresar la musculatura y con ello, endurecerla para sostener los valores que conforman la estructura ósea.

Podemos medir un beso mediante una fórmula invisible que nuestro cerebro trata de desarrollar mientras nos enzarzamos en un combate de lenguas resbaladizas y supurantes de amor físico. Sabemos que la matemática funciona pero no sabemos cómo actúa dentro de un marco carnal. Lo mismo ocurre con el arte. ¿Podemos medir las emociones para comprender el arte como si este contuviera datos?

La manifestación del deseo, así como la de todas las emociones que comprende un perfil extremadamente sensible, puede definirse mediante el llanto, la risa y también el arte. De ahí que si las emociones requieren de unos valores químicos para realizarse, el arte también encierra dentro de su aura los sentimientos que fueron aplicados a la hora de manufacturarse la obra en cuestión y de su proceso. Para liberar un sentimiento atrapado en una obra pictórica, por ejemplo, deben apreciarse sentimientos muy parecidos a los del artífice que, simple y llanamente, se dedicó a expresarse usando una de las facetas que define al hombre como hombre. La manifestación artística es una variante del lenguaje, una forma de exponer la matemática que nos define y esboza líneas y curvas repletos de valores que sirven a modo de ingrediente para el resultado final; la vida.

El dibujo, resultado de infinitud de fórmulas y cálculos de las emociones, plasma algo que quizá nunca podríamos decir con palabras. La escritura, en cambio, hace que podamos dibujar una forma única en nuestra mente a partir de un único texto. Un libro puede ser leído por mucha gente y cada individuo imaginará de una forma única la telepatía que les está transmitiendo el autor. Es por eso que el papel es, por el momento, el único invento que detiene el tiempo y con ello los pensamientos expuestos en el soporte. Un soporte repleto de matemática igual que los sentimientos, solo que estos, necesitan ser expuestos para existir mediante el arte o el cuerpo. La relación entre estos dos entes tendrá a la obra artística como resultado final.

Anuncios