Archivo de la etiqueta: ensayo

Alma humana, monstruo tentacular

coses

Ilustraciones de Shawn Coss

Se intuye el despertar de fuerzas olvidadas. Materias de largos brazos que tratan de estar lo más cerca posible del concepto del monstruo antes que verse reflejadas en un espejo. Quieren otorgar el beneficio del miedo en aquellos que ven; necesitan que no los vean. Requieren atenciones sin necesidad de enaltecer lo grotesco. Son concepto. Son definición. Es imposible dibujarlas.

Aun así algunos se empeñan en buscarlas en las páginas de los escritores que nunca vieron el éxito en sus vidas. En música que no enseñan en las escuelas. En películas que nadie querría ver. A veces descansan enroscados debajo de las camas o adoptan formas humanas para mezclarse y así estudiar el extremo de la estupidez. Se intuye un ente con tentáculos y mil dientes en la cárcel de la boca capaz de succionar sueños y esperanzas. Se inventan oraciones para exaltar un sentimiento adormecido.

La sombra se cierne sobre la ciudad dormida. Sabe lo que tiene que hacer; es fácil. Tan solo tiene que constituirse como lo contrario a lo establecido. Es posible que el miedo sea una ficha más en el engranaje de la humanidad, una pieza irrompible e insustituible para que el mecanismo pueda seguir funcionando; la maldad primigenia como un sistema de relojería suiza. Un mal inevitable para justificar el sentimiento que le sirve de antítesis. Así es como funciona el sistema antes de que se escribiera la palabra que lo define.

Para ello no le hace falta usar un disfraz; simplemente se involucra en una red de pensamientos que incluye desde los primeros crímenes en forma de batalla inmortal contada en las partituras sin música de Gilgamesh, hasta el hedor de las pilas de cadáveres en las fosas de Austwitch. Y lo hace cada cierto tiempo, justo en el momento en el que las personas buscan el salvavidas invisible que presuponen que los va a mantener a flote para ofrecerles plástico deshinchado.

Y de ahí que el concepto de monstruo se entienda como zombi patoso, vampiro antiguo o lobo desdibujado, cuando en realidad su propia definición acobardaría al general más valiente, al felino más audaz, incluso al hombre que –desprovisto de poderes especiales- se busca a sí mismo en las situaciones efímeras de peligro urbano.

Se cierra la luz de los dormitorios para despertar la actividad cerebral que esboza monstruosidades en múltiples formas y tamaños, texturas y diseños imposibles, bocas y ojos esbozados a mano alzada por un demonio aburrido. Se cierra el vórtice espacio-temporal que comprende la lógica humana para desplazar al alma a un viaje hipnótico, imposible, inaudito. Se aniquila el concepto de compresión para dejar paso a la no-cordura, a una vida que simplemente nadie puede ver; solo aquel que la sueña deja paso al héroe, al fracasado, al monstruo que ve como se hunde en un volcán de lava apagada.

La leyenda vive en un frasco de formol, puesto que nunca envejece. El mito se oculta a pesar de que no le importa ser visto por miles de ojos que lo visualizan de un modo particular; no existen dos monstruos iguales cuando son dos las cabezas las que los piensan. La carencia de estímulos influirá directamente en la calidad del dibujo. El hombre solo es capaz de quedarse con la esencia a pesar del aluvión de imágenes, música, estímulos, letras, películas o elementos que puedan ayudarle a vislumbrar una imagen concreta. Nadie es capaz de acordarse a la perfección de cualquier incentivo que pueda influir en la construcción de su monstruo particular. Son solo formas imprecisas, recuerdos u olores que configuran retazos de lo se quiso imaginar, pensar o incluso analizar de un modo más detallado en cualquier mente.

Se intuye el despertar de fuerzas olvidadas cuando el diablo que se enrosca en la cabeza busca su propio regocijo en el sufrimiento ajeno. Monstruos tentaculares con dientes afilados e intenciones perversas bailando en las cárceles de todos aquellos que duermen pensando que la tranquilidad se puede conseguir en el bienestar, en la comodidad de un hogar, en la suave y limpia condición de hombre civilizado. Dicen aquellos que más sufren que se puede huir a lugares invisibles cuando el engendro golpea con demasiado ímpetu. Otros creen que la enfermedad es demasiado pequeña y puede combatirse con esfuerzo. Los héroes de salón hablan de lo que no conocen; un monstruo escondido en un cerebro puede ser visto en un microscopio pero poseer tanto poder que el alma humana lo tema. La psicopatía es ridículamente pequeña pero enormemente peligrosa.

El monstruo moderno en realidad es una enfermedad que nadie parece ver.

Anuncios